Foto Instantánea

Premisa

¿Alguna vez, viste uno de estos?
(Nota del editor, nada más irónico que @MentesMillonarias nos diga que “a veces para tenerlo todo, hay que aprender a vivir sin nada”)
Geniales para movernos de donde estamos y ponernos en acción. Algunos los comparto, me parecen geniales. Pero entiendo que aplican a una determinada acción dentro de algún contexto. Y sin embargo, no dejan de ser expresiones de deseo. Porque por mucho que compartamos cartelitos motivantes en redes sociales, no voy a “ser dueño de mi empresa” por estar apretando compartir compulsivamente o por mucho que lo desee.

Acá dejo un vídeo que estaría bueno tener en cuenta para encuadrar todo lo próximo que voy a charlar.

El Problema de la Generación Y – Millenials

Simon Sinek nos ofrece una explicación muy interesante de porque a algunos de nosotros nos cuesta tanto avanzar en una dirección como lo han hecho miles de seres humanos. No quiere decir que no podemos modificar un camino, no quiere decir que somos toda una generación a la deriva tampoco. Esto simplemente quiere decir que cuando decidimos cambiar algunas cosas, nos puede (o no) costar más trabajo que a otras generaciones.

¿Quién no, alguna vez, mando todo a la mierda y trato de empezar de nuevo?.

Yo sé que más de una vez lo hice. Cambie de dirección. Corregí el camino. Mucha gente habla de cambiar radicalmente su vida, o cambiar de dirección… y yo me quedo preguntándome, ¿a donde?… ¿tan equivocado estabas en el camino, que necesitas girar 180°?… ¿tan poca atención prestaste antes, que ahora necesitas girar tanto?.

Pongamos contexto, veamos que tan así es ahora.

Yo hace tiempo decidí ser honesto, ser real sin importar que. Ir de frente, decir las cosas que pienso. Tratar de no callarme nada y simplemente decir las cosas. Tuve algunos encuentros de frente con algunas realidades que me hicieron pensar si estaba bien lo que hacia o no, pero seguí adelante. Hoy es una decisión que mantengo, aunque no siempre al 100%.

No me gusta lastimar a nadie con lo que digo, no me parece constructivo. Pero tampoco quiero callar. Entonces busco la manera de acomodar lo que quiero decir, de dar mi mensaje, de una manera mas “suavizada”.

Claro, antes de decidir ser así, era callado. Ese si, fue un cambio. Ahora, ¿fue de 180°?. No. Y voy a explicarte porqué no creo que ningún cambio, excepto algunos, de “180°” este hecho para durar en el tiempo. Al menos, para mí. Al menos, para que sea duradero. Y ciertamente porque, si bien algunas veces me gustan estos cartelitos, estoy empezando a cansarme de “Ser espontaneo y vivir ahora”.

Entonces, ¿como le ponemos contexto?

A mi me parece que están buenísimos si aplican a una estrategia mas general. Duradera, pensada para un período de tiempo realista, contrastado contra la realidad.
Si yo quiero comenzar a ser un fitness model y obtener un cuerpo de foto, voy a necesitar más que fotos motivadoras, entrenar duro y hacer lo que tengo que hacer.
Si a mi entrenar me cuesta, me da muchas ganas de hacer otra cosa, no me gusta o simplemente no me siento motivado hacerlo voy a tener que buscar mas herramientas para realizar lo que quiero hacer.
Voy a tener que pensar en los motivos por los cuales quiero hacerlo, de que manera puedo acompañar este proceso desde mi alimentación, con la música que mas me motive, que horario voy a poder dedicarle a esa actividad, durante cuanto tiempo por día o por semana.
No voy a poder salir corriendo de la oficina, vestido de traje, en zapatos, con la mochila colgando para aprovechar cada minuto posible y ejercitarme a full siempre.Con esto no estoy diciendo que no sirvan estas cosas, digo, si es un cambio que realmente queres llevar a cabo, hacelo de a poco! un paso a la vez!. Algo así:

Comparativa

Así es como lo haría. Subiendo gradualmente la cantidad de horas que entreno, acompañando con una alimentación acorde, dejando actividades de a poco (si tengo que dejar de hacer algo) para acomodar los nuevos tiempos. Esta en meses pero puede ser en días, en semanas, cada uno lo acomoda a su medida de tiempo disponible.

Así que si, me gustan los carteles de foto instantánea, pero acordate que son solo parte de una realidad más compleja que necesita de un contexto que sostenga esa frase.

Anuncios

Poniendo en contexto, 2° paso.

Así que como hacemos entonces, para entender el contexto que nos rodea frente a una determinada decisión o situación?.

Bueno, no es ni tan difícil ni tan sencillo.
Lo más importante, es saber que resultado queremos tener. Que estamos dispuestos a atravesar, para llegar del otro lado.
Y eso es una de las cosas más importantes a tener en cuenta. ¿Que estamos dispuestos a pasar, hacer, a modificar… para llegar del otro lado?.

Ejemplo:

Quiero dejar de fumar (motivo interno).

Quiero dejar de fumar porqué tengo un familiar enfermo (motivador externo).

¿Cual sería la diferencia en este caso, si de cualquier manera el que deja de fumar es la persona que lo decide?.
Parece difícil de discernir, ¿no?. Bueno, no lo es tanto. Si bien podríamos discutir hasta el hartazgo que la decisión radica en la persona y que “si de verdad quiero, voy a poder”, tenemos que poner en contexto esta decisión y ver que cosas modificar para ayudar a que realmente “si quiero, pueda”. Hasta donde yo sé, no conozco ninguna varita mágica que me de ganas infinitas de nada repentinamente y me haga encarar todos los desafíos de tomar una decisión importante, fáciles.

Más o menos, una imagen mental seria:

Decisión

Y, aunque es importante saber que cosas vamos a tener que mantener constantes, con disciplina, con coraje y valentía enfrentando las barreras que se nos vengan en el “nuevo camino” una cosa que también quiero rescatar, es esto:

Tomar decisiones.

El diccionario lo define como:

1. s. f. Acuerdo o determinación adoptada en una situación de duda – tomó la decisión de no ir al viaje. medida, resolución
2. Valor o energía para realizar algo – quedó patente su decisión y entereza cuando murió el abuelo. firmeza, determinación, empuje, iniciativa,inseguridad

Tomar una decisión implica invertir nuestra energía y tiempo en este nuevo camino. Y ningún camino nuevo empieza sin un primer paso, sin un cierto grado de dificultad, sin empezar a ver cosas nuevas que pueden causarnos placer o incomodarnos.

Por eso, en esa decisión yo personalmente, prefiero utilizar la energía que me predispone a tener pensar en el resultado que ubicarme desde donde estoy a pensar como voy hacer.
Es importante saber donde estamos, pero es igual de importante poner nuestra mente en el objetivo y sentirlo. Así, de esa manera, podemos motivarnos (además de las motivaciones que tengamos personales o exteriores) a alcanzar nuestro objetivo.

No nos compliquemos, agarremos la energía que nos genera el resultado, creemos el contexto más favorable posible dentro de nuestras posibilidades y tomemos la decisión que queremos!.

Hasta la próxima!

Comenzando, primer paso.

Hoy quiero hablar de todos nosotros y algo que hacemos constantemente.

Tomar decisiones.

El diccionario lo define como:

1. s. f. Acuerdo o determinación adoptada en una situación de duda – tomó la decisión de no ir al viaje. medida, resolución
2. Valor o energía para realizar algo – quedó patente su decisión y entereza cuando murió el abuelo. firmeza, determinación, empuje, iniciativa,inseguridad
Vamos a meternos de lleno con esto, y porque no estoy de acuerdo con una parte y si con otra.
¿Cuando tomamos una decisión?
A priori, esta no es una respuesta fácil de dar. Si respondemos que siempre, entonces estamos asumiendo la responsabilidad de todos los actos que realizamos sin importar que. Y si respondemos que solo a veces, ¿quién o que esta decidiendo por nosotros?, además de asumir que el no decidir, no es una decisión.
Bueno, la respuesta es la misma en ambos casos. Sí, siempre estamos decidiendo nosotros, pero de manera automática o de manera consciente, y ahí entra a profundizarse el tema.
Llamo de manera automática a las decisiones que tomamos sin pensar (guía) y manera consciente a las decisiones que nos obligan a meditar sobre ellas. Hasta acá, ninguna novedad. Caminamos sin pensarlo y doblamos en la esquina sin más que saber a donde hacerlo, pero meditamos mucho antes de gastar dinero o hacer un llamado a alguien que queremos ver.
Y si bien hay miles de artículos describiendo la importancia de frenarse en el “modo automático” y pensar sobre lo que estamos haciendo, desde mi experiencia, quiero arrojar una advertencia a los sobre-pensadores del modo consciente. No sé olviden lo que los motivo a entrar a esta “toma de decisión”. Este acto de sobre-pensar una decisión (como sé que a mi me pasa en determinadas situaciones) y poder ponerla en contexto.
 Ahora bien, sin dejar de lado las responsabilidades de nuestras decisiones automáticas, quiero mostrarles algo:
Toma Decisiones
 ¡¿Cómo en este mundo puede haber tantas respuestas para algo que debería ser mas sencillo?!.
Ahora, ¿debería ser mas sencillo?. Profundicemos:
Si voy a decidir si me compro un auto o no, debería tener en cuenta si puedo mantenerlo (1), si tiene las especificaciones técnicas que necesito (2), si prefiero un coche grande o un coche chico (3), si me parece confiable la marca que elijo (4) y si me gusta (5). De manera breve, eso es lo que yo vería.
Bastante fácil, hasta ahí.
¿Y si quiero empezar/mantener una relación?, ¿Como puedo decidir, sobre algo que no puedo ver en una planilla de papel?, ¿sobre algo que involucra mi valoración subjetiva?.

Para algunas personas resulta mas sencillo, para otros mas complejo y para algunos es una tarea que nunca termina.

La luz que pretendo echar es mi valoración propia del tema, en decisiones conscientes pero aportando un contexto.

Este va a ser el lema de este Blog, contexto.
Lo que aprendí a realizar, luego de varios golpes en la vida, es una conceptualización de las cosas que quiero/las cosas que puedo/las cosas que necesito y meterlas en el contexto en el que vivo, respiro, me alimento, amo y disfruto.
Y a lo que me refiero con poner en contexto, es hacer una valoración tanto subjetiva como objetiva de las condiciones que poseo o no, y como hacer para “crecer” o “romper mis estructuras limitantes” para lograr los objetivos, sueños o deseos que me planteo.
No es fácil, no es simple, no es una tarea para abordar sin sentarse con uno mismo a realizar una verdadera apreciación de quienes somos. Pero tampoco es una epopeya griega, ni requiere de cosas que no tengamos en nuestro interior.
Creo firmemente que nunca la vida nos pone frente a un desafió que no podamos enfrentar, y no obtener el “éxito” que nosotros creemos como tal, si eso sucede probablemente sea el beneficio de aprender algo que no sabíamos o que no entendíamos hasta ese momento de “fracaso”. Pero ¿cuando, adquirir conocimiento o entendimiento, es un fracaso?. Así es como prefiero enfrentar estas decisiones que a veces nos cuesta tomar.

Resumiendo:

Tomar una decisión no es simplemente elegir entre A o B. Muchas veces, una opinión distinta a la de nuestro contexto abre una nueva opción, C. Es importante tener en cuenta esto para comprender lo que viene: el contexto podemos crearlo nosotros.

Podemos partir de supuestos con los cuales no contamos, imaginarnos un ideal y de ahí ir construyendo el camino hacia abajo.
Si quiero o deseo determinado objetivo, ¿como llego a el?. Si cuento con solo mi voluntad, ¿que pasos tengo que dar para que con mi voluntad, me acerque a esto que quiero?. Y ahí empiezo a crear contexto.
* Busco las opiniones que me acerquen o me muestren caminos hacia mi objetivo.
* Busco el apoyo que necesito, aceptando que quizás no me lo brinden las personas que yo quiero. (Acá es muy importante aceptar, aprender, que puede o no existir esa persona en mi entorno y entender que la persona a la que le pido ayuda puede o no poder/querer ayudarme en ese momento).
* Busco en mi interior que cosas tengo que me ayuden, en este momento.
* Busco en mi exterior que cosas puedo usar de las que ya tengo.
* Empiezo a forjar el camino hacia mi objetivo.
Y en este empezar, hay que tener en cuenta que equivocarme no significa fallar. ¿Quién no tropieza en un camino, o se encuentra con alguna dificultad?.
Toda la preparación que pongamos antes de ir a por nuestro objetivo, nos va ayudar a sortear las dificultades que surjan. Pero nada va a evitar que las dificultades surjan o no. Habrá que sortearlas.
Para no hacer muy extenso este primer post, dejaremos aquí.
Poner en contexto una decisión, primera parte.